opiniones

 

De Cesar Brie  

 

Sucre, capital del racismo  

El 24 de mayo en Sucre quedará como un capítulo más de la historia universal de la infamia. Un grupo de campesinos vejados a chicotazos y patadas, obligados a marchar semidesnudos hasta la plaza 25 de Mayo, a arrodillarse frente a la Casa de la Libertad, a besar el suelo, la bandera de la capitalía plena, a cantar el himno a Chuquisaca y quemar ellos mismos sus whipalas y pancartas. Pude filmar este espanto y cualquiera puede encontrarlo en you tube en el sito www.youtube.com/watch?v=J2s15Mjgn9o  

No tuve la frialdad para quedarme en la plaza y seguir filmando a los responsables, la mayoría con pasamontañas que les cubrían el rostro. Solo reconocí a uno de los exaltados, que luego de haberlos correteado se estrechó la mano con personeros de la alcaldía en la puerta de la misma y se fue en una moto que allí tenía parqueada. Muchas personas, testigos de la vejación, alzaron la voz pidiendo que los campesinos no sean golpeados. Oí un inefable: ‘No les peguen, sino van a decir que somos racistas’. Como si el racismo dependiera de la paliza final y no del secuestro y humillación recibidos.  

Al día siguiente entrevisté a campesinos que fueron rehenes en la plaza y a otros maltratados y vejados en diferentes lugares de Sucre. Filmé el relato atroz de lo que pasaron, las cortaduras y marcas provocadas por las agresiones. Supe de dos violaciones por un testimonio ocular agravadas por la decisión de las mujeres violadas de no decir nada para no ‘deshonrar a sus maridos’. Filmé los piedrazos, las huellas de patadas en la puerta, los vidrios rotos y las marcas de la dinamita arrojada dentro de la casa de Wilber Flores, diputado del MAS que el 10 de abril pasado, fue perseguido desde la Alcaldía, golpeado y torturado dentro de un albergue en el cual trató de refugiarse. Flores estaba en el Abra en el momento del ataque a su casa, donde su mujer y su hija debieron huir cerro arriba para no ser linchadas.  En Gigavisión los bolivianos pudieron ver a Fidel Herrera (uno de los miembros del Comité Interinstitucional) aplaudiendo a la turba que arrastraba a los campesinos. Luego, este señor pidió disculpas (¿de haberlo organizado, de haberlo aplaudido, o de ambas cosas?) y a última hora del 26 de mayo, se retractó declarando que toda esta agresión había sido realizada por infiltrados del gobierno. Esta última versión es recogida por el Correo del Sur, periódico parcializado completamente con las opciones de la derecha y que merece el graffitti escrito en una pared de Sucre: ‘Las paredes callarán, cuando la prensa diga la verdad’.  

Que el Comité acuse, en este caso, al gobierno por los hechos de violencia que anunció y desencadenó finalmente, es ridículo. Desde noviembre Sucre está gobernada de hecho por el Comité Interinstitucional cuyos representantes (la mayoría políticos derrotados en las urnas) deciden todo en nuestra ciudad. Muchos de nosotros, que no somos ni simpatizantes del Comité ni miembros del MAS, hemos optado en estos meses por trabajar en silencio para evitar que nuestras opiniones críticas terminaran con una agresión a nuestras personas o a nuestras familias y casas. Pero la infamia del 24 de Mayo ha sido la gota que ha rebalsado el vaso. Nos hemos mirado a la cara y hemos decidido que era hora no ya de comunicarnos via Internet nuestras impresiones sino de declararlas a riesgo de ser linchados por alguna de las bandas fascistas que el Comité Interinstitucional ha promovido. Nos manifestaremos por la paz y el diálogo, de todas las formas posibles, seremos nosotros los periodistas que recogerán los testimonios que la prensa de Sucre, con pocas excepciones no quiere recoger. Nuestra ciudad debe volver a ser lo suficientemente grande para albergar opiniones diferentes que diriman en modo democrático, con el voto de los ciudadanos sus diferencias.  

El gobierno no ha comprendido que el fascismo, para triunfar, debe volverse popular. El caldo de cultivo de los grupos fascistas ha sido siempre la clase media. Los errores del gobierno y su escasa vocación democrática han colaborado a popularizar este fascismo. 
No debe olvidarse que el racismo nunca desapareció de Sucre. Subsistió velado por los buenos modales y un mínimo de hipócrita barniz cultural. En los cafés de la plaza de Sucre y alrededores, no entraban los indios, y si entraban, eran invitados a marcharse. Con el triunfo de Evo Morales y la instalación  de la Asamblea, la clase media comenzó a resignarse a convivir con los indígenas, pero el cariz de los hechos que llevaron a noviembre retrasó el estado de las cosas hasta que la agresión del 24 de mayo nos hizo precipitar a  los humillantes escarmientos de la Colonia. Qienes maltrataron a los indígenas el 24 de Mayo tienen la misma piel morena, hablan algo de quechua pero visten diferente. Ese es un axioma del racista: parecerse demasiado al objeto de su odio y por lo tanto ensañarse con el otro para ignorar la parte de sí que le asemeja.
La Prefectura de Chuquisaca, fue ganada por el MAS con los votos del campo, dado que la ciudad votaba mayoritariamente por la derecha. Pero la sede de la Prefectura está en la ciudad de Sucre, y a la clase media de Sucre le resultaba intolerable que el partido ‘del indio’ los gobernara. Un intelectual me dijo en la Plaza, que la culpa de todo esto era ‘de ese indio resentido que nos gobierna. Antes vivíamos en paz’. 
Pienso que esa paz en la que este intelectual ha vivido toda su vida ha sido en reaidad la paz de la sumisión, ideal para quien somete, aceptable para quien no la sufre y se beneficia indirectamente de ella (las clases medias) pero atroz y degradante para los sometidos, los indígenas.  

César Brie  

(Si estas opiniones provocan algún tipo de agresión, ruego a los posibles agresores ensañarse directamente con el interesado y no con el Teatro que dirijo ni con mi familia, que no son responsables y ni siquiera comparten mis opiniones)

 

 

 

Pronunciamiento Público a favor de la Libertad de Expresión 

Hablar de la Culta Ciudad de Charcas no debe ser un slogan ni basarse sólo en ejemplos de un heroico pasado. Chuquisaca debe estar orgullosa de sus hijos que han puesto en alto su nombre. Es el caso del ciudadano César Brie que por más de 15 años en Bolivia ha contribuido al engrandecimiento de la cultura de nuestro país, difundiéndola por diversos países del mundo, colocando así el nombre de Chuquisaca en un sitial de honor. La sensibilidad artística de César lo ha llevado a denunciar las expresiones de injusticia en nuestro país, por ello sus obras como “La Iliada”, “Bajo un sol amarillo” (sobre el terremoto de AIquile), “Otra Vez Marcelo” se identifican con el dolor que bolivianos y bolivianas hemos sufrido durante las oprobiosas dictaduras del pasado y el periodo de la democracia pactada, teñida de corrupción, haciendo una denuncia sobre la violencia e impunidad y convirtiéndose en la memoria viva para las presentes generaciones.  

Por ello, llama la atención, que quienes en el pasado lo  aplaudieron, ahora lo acusen de “extranjero” y “masista”, sólo porque tuvo la suficiente sensibilidad y valentía de simple y únicamente mostrar los hechos que ocurrieron en Sucre, el pasado 24 de mayo.  

No debemos olvidar que ciudadanos nacidos en otras partes del mundo y que abrazaron la patria boliviana, fueron igualmente vilipendiados y hasta asesinados. Junto a héroes y heroínas con sangre boliviana, se derramó sangre de hermanos y hermanas nacidos en diferentes partes del mundo. Ya lo dijo Luis Espinal: “Morir y luchar por un pueblo puede dar más carta de ciudadanía que nacer en él”.  

Convencidos y convencidas de su identificación con el pueblo boliviano, de su sensibilidad y generosidad, brindamos nuestro total apoyo a César Brie, y alertamos que no podemos dejar que avance el fascismo de la mano del ejercicio del terrorismo, el racismo y la xenofobia. 

¡Basta ya de cultivar la muerte y de hacer morir por nada!

      Luis Espinal  
 

POR EL COLECTIVO “LAS OTRAS VOCES” 

Mera táctica 

Fernando Mayorga 

De vez en cuando hay que escribir sobre la coyuntura, más por exigencias de la audiencia que por profesionalismo. La mayoría de las veces esquivo el asunto citando al gran cronista mexicano Carlos Monsiváis: “O no entiendo lo que está pasando o ya pasó lo que estaba entendiendo”. Y sanseacabó. Pero la situación lo amerita, como se dice, y aunque siempre insisto en que hay que desdramatizar las cosas, éstas se pintan color de hormiga, sobre todo si nos quedamos con las declaraciones rimbombantes o, peor, si suponemos las oscuras intenciones que ocultan esas palabras. Y palabras e intenciones son pasibles a la interpretación, más en la política que en la vida, como dicen los boleros. 

 

 

Alguna vez acudo al uso de un par de nociones para retratar y explicar la conducta de los actores políticos: incertidumbre estratégica y flexibilidad táctica. Con la primera idea me refiero a la carencia de un proyecto/programa que guíe el conjunto de prácticas de un actor en particular o del sistema de partidos en conjunto; sería algo así como el horizonte o visión de futuro. Un ejemplo de partido sin brújula —o sea, sin programa— fue la UCS de Max Fernández, pero esa supuesta carencia se convirtió en una ventaja porque tenía un mayor margen de juego y de adaptación al entorno (a eso se refiere la flexibilidad táctica). La versión contraria sería el POR trotskista, cuyo juego de cintura es nulo porque se aferra a su programa como dogma. La flexibilidad tiene que ver, pues, con la capacidad de adaptación a las circunstancias y el grado de apego a ciertos principios. Por lo tanto, uno de los desafíos centrales de la acción política es combinar estas dos facetas de manera más o menos virtuosa: mucha estrategia convierte en paquidermo, demasiada táctica en roedor; y la recomendación de Maquiavelo para que funcione el poder es combinar la astucia de la zorra y la fuerza del león.

Dimos ejemplos de ratón y mamut, veamos otra perspectiva. Una muestra de sistema de partidos con orden y certeza fue el que funcionó de manera estable entre 1985 y 2000, a partir de la conjugación de neoliberalismo y democracia pactada. Este principio ordenador de prácticas y discursos se desbarató definitivamente en octubre del 2003, dando inicio a esta situación de crisis que caracteriza el proceso político actual. Hoy, la política se caracteriza por una inaudita situación de incertidumbre estratégica que se condensa en el rechazo cruzado del proyecto de nuevo texto constitucional y de los estatutos autonómicos. El desacuerdo básico es estratégico, tiene que ver el modelo de Estado. Y como no hay acuerdo en torno a un programa/proyecto prevalece la táctica como un ejercicio de adaptación permanente a un entorno que se caracteriza por la fluidez y la modificación de la relación de fuerzas. Así vivimos desde fines del año pasado, porque después del fracaso de la Asamblea Constituyente como espacio de concertación se suceden puros despliegues tácticos. Me interesa resaltar el juego de los últimos días porque la secuencia de referendos departamentales con victoria opositora terminó con una contradictoria manifestación de festejo: “No iremos al revocatorio”, dijeron cinco de los cuatro prefectos, porque las reglas de ese evento desfavorecen a más de uno y, más bien, son favorables al Gobierno. Y éste se empecina en su realización en “apego estricto a la ley” porque le conviene, y todo gracias a una aprobación —igual tacticista— del principal partido de oposición que es defenestrado por la otra oposición que es estigmatizada por el Gobierno.

 

Carta abierta de Evo Morales a propósito de la ‘directiva retorno’ de la UE

Texto de la carta

Difunde: Bolpress

Hasta finales de la Segunda guerra mundial, Europa fue un continente de emigrantes. Decenas de millones de Europeos partieron a las Américas para colonizar, escapar de las hambrunas, las crisis financieras, las guerras o de los totalitarismos europeos y de la persecución a minorías étnicas.

Hoy, estoy siguiendo con preocupación el proceso de la llamada “directiva retorno”. El texto, validado el pasado 5 de junio por los ministros del Interior de los 27 países de la Unión Europea, tiene que ser votado el 18 de junio en el Parlamento Europeo. Siento que endurece de manera drástica las condiciones de detención y expulsión a los migrantes indocumentados, cualquiera sea su tiempo de permanencia en los países europeos, su situación laboral, sus lazos familiares, su voluntad y sus logros de integración.

A los países de América Latina y Norteamérica llegaron los europeos, masivamente, sin visas ni condiciones impuestas por las autoridades. Fueron siempre bienvenidos, Y. lo siguen siendo, en nuestros países del continente americano, que absorbieron entonces la miseria económica europea y sus crisis políticas. Vinieron a nuestro continente a explotar riquezas y a transferirlas s Europa, con un altísimo costo para las poblaciones originales de América. Como en el caso de nuestro Cerro Rico de Potosí y sus fabulosas minas de plata que permitieron dar masa monetaria al continente europeo desde el siglo XVI hasta el XIX. Las personas, los bienes y los derechos de los migrantes europeos siempre fueron respetados.

Hoy, la Unión Europea es el principal destino de los migrantes del mundo lo cual es consecuencia de su positiva imagen de espacio de prosperidad y de libertades públicas. La inmensa mayoría de los migrantes viene a la UE para contribuir a esta prosperidad, no para aprovecharse de ella. Ocupan los empleos de obras públicas, construcción, en los servicios a la persona y hospitales, que no pueden o no quieren ocupar los europeos. Contribuyen al dinamismo demográfico del continente europeo, a mantener la relación entre activos e inactivos que vuelve posible sus generosos sistemas de seguridad social y dinamizan el mercado interno y la cohesión social. Los migrantes ofrecen una solución a los problemas demográficos y financieros de la UE.

Para nosotros, nuestros migrantes representan la ayuda al desarrollo que los Europeos no nos dan – ya que pocos países alcanzan realmente el mínimo objetivo del 0,7% de su PIB en la ayuda al desarrollo. América Latina recibió, en 2006, 68.000 millones de dólares de remesas, o sea más que el total de las inversiones extranjeras en nuestros países. A nivel mundial alcanzan 300.000 millones de dólares, que superan a los 104.000 millones otorgados por concepto de ayuda al desarrollo. Mi propio país, Bolivia, recibió mas del 10% del PIB en remesas (1.100 millones de dólares) o un tercio de nuestras exportaciones anuales de gas natural.

Es decir que los flujos de migración son benéficos tanto para los Europeos y de manera marginal para nosotros del Tercer Mundo ya que también perdemos a contingentes que suman millones de nuestra mano de obra calificada, en la que de una manera u otra nuestros Estados, aunque pobres, han invertido recursos humanos y financieros.

Lamentablemente, el proyecto de “directiva retorno” complica terriblemente esta realidad. Si concebimos que cada Estado o grupo de Estados puede definir sus políticas migratorias en toda soberanía, no podemos aceptar que los derechos fundamentales de las personas sean denegados a nuestros compatriotas y hermanos latinoamericanos. La “directiva retorno” prevé la posibilidad de un encarcelamiento de los migrantes indocumentados hasta 18 meses antes de su expulsión -o “alejamiento”, según el término de la directiva. ¡18 meses! ¡Sin juicio ni justicia! Tal como esta hoy el proyecto de texto de la directiva viola claramente los artículos 2, 3, 5, 6, 7, 8 y 9 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. En particular el artículo 13 de la Declaración reza:

“1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.

2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país”.

Y, lo peor de todo, existe la posibilidad de encarcelar a madres de familia y menores de edad, sin tomar en cuenta su situación familiar o escolar, en estos centros de internamientos donde sabemos ocurren depresiones, huelgas de hambre, suicidios. ¿Cómo podemos aceptar sin reaccionar que sean concentrados en campos compatriotas y hermanos latinoamericanos indocumentados, de los cuales la inmensa mayoría lleva años trabajando e integrándose? ¿De qué lado esta hoy el deber de ingerencia humanitaria? ¿Dónde está la “libertad de circular”, la protección contra encarcelamientos arbitrarios?

Paralelamente, la Unión Europea trata de convencer a la Comunidad Andina de Naciones (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú) de firmar un “Acuerdo de Asociación” que incluye en su tercer pilar un Tratado de Libre Comercio, de misma naturaleza y contenido que los que imponen los Estados Unidos. Estamos bajo intensa presión de la Comisión Europea para aceptar condiciones de profunda liberalización para el comercio, los servicios financieros, propiedad intelectual o nuestros servicios públicos. Además a título de la protección jurídica se nos presiona por el proceso de nacionalización del agua, el gas y telecomunicaciones realizados en el Día Mundial de los Trabajadores. Pregunto, en ese caso ¿dónde está la “seguridad jurídica” para nuestras mujeres, adolescentes, niños y trabajadores que buscan mejores horizontes en Europa?

Promover la libertad de circulación de mercancías y finanzas, mientras en frente vemos encarcelamiento sin juicio para nuestros hermanos que trataron de circular libremente. Eso es negar los fundamentos de la libertad y de los derechos democráticos.

Bajo estas condiciones, de aprobarse esta “directiva retorno”, estaríamos en la imposibilidad ética de profundizar las negociaciones con la Unión Europea, y nos reservamos del derecho de normar con los ciudadanos europeos las mismas obligaciones de visa que nos imponen a los Bolivianos desde el primero de abril de 2007, según el principio diplomático de reciprocidad. No lo hemos ejercido hasta ahora, justamente por esperar buenas señales de la UE.

El mundo, sus continentes, sus océanos y sus polos conocen importantes dificultades globales: el calentamiento global, la contaminación, la desaparición lenta pero segura de recursos energéticos y biodiversidad mientras aumenta el hambre y la pobreza en todos los países,
fragilizando nuestras sociedades. Hacer de los migrantes, que sean documentados o no, los chivos expiatorios de estos problemas globales, no es ninguna solución. No corresponde a ninguna realidad. Los problemas de cohesión social que sufre Europa no son culpa de los migrantes, sino el resultado del modelo de desarrollo impuesto por el Norte, que destruye el planeta y desmiembra las sociedades de los hombres.

A nombre del pueblo de Bolivia, de todos mis hermanos del continente regiones del mundo como el Maghreb, Asia y los países de Africa, hago un llamado a la conciencia de los líderes y diputados europeos, de los pueblos, ciudadanos y activistas de Europa, para que no se apruebe e1 texto de la “directiva retorno”.

Tal cual la conocemos hoy, es una directiva de la vergüenza. Llamo también a la Unión Europea a elaborar, en los próximos meses, una política migratoria respetuosa de los derechos humanos, que permita mantener este dinamismo provechoso para ambos continentes y que repare de una vez por todas la tremenda deuda histórica, económica y ecológica que tienen los países de Europa con gran parte del Tercer Mundo, que cierre de una vez las venas todavía abiertas de América Latina. No pueden fallar hoy en sus “políticas de integración” como han fracasado con su supuesta “misión civilizatoria” del tiempo de las colonias.

Reciban todos ustedes, autoridades, europarlamentarios, compañeras y compañeros saludos fraternales desde Bolivia. Y en particular nuestra solidaridad a todos los “clandestinos”.

Evo Morales Ayma

Presidente de la República de Bolivia

 

Carta de Evo Morales a la UE: Un documento para la historia

 

Enviado por ANMCLA Bolivia el Mié, 11/06/2008 – 16:59.

·         Análisis

·         Asamb. Constit. y Autonomías Indigenas

En una carta abierta a los jerifaltes de la Unión Europea, el presidente de Bolivia Evo Morales denuncia la pretensión del bloque supremacista de dar luz verde a una “directiva” de la vergüenza que generalizará la persecución, encarcelamiento y expulsión de los y las inmigrantes no regularizados.

Morales canta las verdades a los descendientes de los imperios genocidas, y advierte con imponer recíprocamente visa para los europeos y con cesar las negociaciones con la UE, que pretende una nueva embestida para el saqueo ilimitado a través de un tratado de libre comercio.

La demanda del primer presidente indígena de la historia de América Latina se coloca en el mero vértice de la historia: el momento en que la UE comienza a erigir el dique definitivo del contraflujo de movimientos migratorios desde el sur.

‘Vinieron a nuestro continente a explotar riquezas y a transferirlas a Europa, con un altísimo costo para las poblaciones originales de América.


’Ahora promueven la libertad de circulación de mercancías y finanzas, mientras en frente vemos encarcelamiento sin juicio para nuestros hermanos que trataron de circular libremente.

’¿Cómo podemos aceptar sin reaccionar que sean concentrados en campos compatriotas y hermanos latinoamericanos indocumentados, de los cuales la inmensa mayoría lleva años trabajando e integrándose?


’Los problemas de cohesión social que sufre Europa no son culpa de los migrantes, sino el resultado del modelo de desarrollo impuesto por el Norte, que destruye el planeta y desmiembra las sociedades de los hombres.

‘Llamo a la Unión Europea a elaborar una política migratoria que cierre de una vez las venas todavía abiertas de América Latina. No pueden fallar hoy en sus “políticas de integración” como han fracasado con su supuesta “misión civilizatoria” del tiempo de las colonias

ANMCLA Bolivia

En una carta abierta a los jerifaltes de la Unión Europea, el presidente de Bolivia Evo Morales denuncia la pretensión del bloque supremacista de dar luz verde a una “directiva” que generalizará la persecución de los y las inmigrantes de los países del sur que no hayan obtenido permiso de sus burocracias para legalizar su situación administrativa.

En la pausada y extensa carta, Evo Morales canta las verdades a los descendientes de los imperios genocidas que han pasado a la historia universal eurocentrista como grandes hazañas de civilización y progreso, y advierte con imponer recíprocamente visa para los europeos y con cesar las negociaciones con la UE, que pretende una nueva embestida para el saqueo ilimitado a través de un tratado de libre comercio.

La demanda del primer presidente indígena de la historia de América Latina se coloca en el mero vértice de la historia: el momento en que la UE comienza a erigir el dique definitivo del contraflujo de movimientos migratorios desde el sur. Luego de siglos de “migraciones” imperialistas para el saqueo, pretenden echar el candado a la fortaleza en la que disfrutan de las riquezas del botín quinticentenario.

“Vinieron a nuestro continente a explotar riquezas y a transferirlas a Europa, con un altísimo costo para las poblaciones originales de América”, señala la carta. Ahora, pretenden “encarcelar” en centros de internamientos de los migrantes indocumentados hasta 18 meses antes de su “alejamiento”, eufemismo escogido por los tecnócratas de la exclusión para referirse a la expulsión de los inmigrantes.

“¿Cómo podemos aceptar sin reaccionar que sean concentrados en campos compatriotas y hermanos latinoamericanos indocumentados, de los cuales la inmensa mayoría lleva años trabajando e integrándose?”, denuncia el presidente de los bolivianos.

“Pregunto, en ese caso ¿dónde está la “seguridad jurídica” para nuestras mujeres, adolescentes, niños y trabajadores que buscan mejores horizontes en Europa?”, señala en la carta Evo Morales, para luego ilustrar el rostro criminal de la imposición: “Promover la libertad de circulación de mercancías y finanzas, mientras en frente vemos encarcelamiento sin juicio para nuestros hermanos que trataron de circular libremente. Eso es negar los fundamentos de la libertad y de los derechos democráticos”.


Las remesas: un paliativo a la hipocresía de la “ayuda al desarrollo”

Mientras las familias inmigrantes “ofrecen una solución a los problemas demográficos y financieros de la UE”, en el Tercer Mundo las remesas producto de los flujos de migración sustituyen “la ayuda al desarrollo que los Europeos no nos dan”. Sólo en 2006, América Latina recibió en remesas “más que el total de las inversiones extranjeras en nuestros países”.

No obstante, esa entrada de recursos, que para Bolivia supone más del 10% del producto interno bruto, tiene efectos nefastos también para los países del sur, “ya que también perdemos a contingentes que suman millones de nuestra mano de obra calificada”, en la que “nuestros Estados, aunque pobres, han invertido recursos humanos y financieros”.


La crisis mundial es responsabilidad de los saqueadores

Evo, que ha denunciado en foros internacionales al capitalismo salvaje del norte como responsable de la crisis mundial, denuncia que Europa pretende hacer de los migrantes los chivos expiatorios de los problemas globales de los que ellos son responsables: ‘El mundo, sus continentes, sus océanos y sus polos conocen importantes dificultades globales: el calentamiento global, la contaminación, la desaparición lenta pero segura de recursos energéticos y biodiversidad mientras aumenta el hambre y la pobreza en todos los países, fragilizando nuestras sociedades’

Culpar de todos estos males a los migrantes, sean documentados o no, ‘no es ninguna solución’ ni ‘corresponde a ninguna realidad’. Esos problemas, y los conflictos de cohesión social que sufre Europa ‘no son culpa de los migrantes, sino el resultado del modelo de desarrollo impuesto por el Norte, que destruye el planeta y desmiembra las sociedades de los
hombres’.


Una oportunidad y una advertencia

A nombre del pueblo de Bolivia y de todos los pueblos hermanos el sur, hace un llamado a la conciencia para que no se apruebe la “directiva retorno”, y advierte: de aprobarse esta “directiva de la vergüenza”, “estaríamos en la imposibilidad ética de profundizar las negociaciones con la Unión Europea”, y se concretaría para los ciudadanos europeos las mismas obligaciones de visa que imponen a los Bolivianos desde el primero de abril de 2007.

Además, demanda de la Unión Europea una política migratoria respetuosa de los derechos humanos, que “repare de una vez por todas la tremenda deuda histórica, económica y ecológica que tienen los países de Europa con gran parte del Tercer Mundo, que cierre de una vez las venas todavía abiertas de América Latina”.

“No pueden fallar hoy en sus “políticas de integración” como han fracasado con su supuesta “misión civilizatoria” del tiempo de las colonias”, sentencia la carta, que concluye con una lección de dignidad sin concesiones:

Un saludo fraternal a los y las parlamentarios de Europa, quienes tienen la responsabilidad de ratificar o rechazar esta vuelta de tuerca del fascismo norteño, y una mención muy especial: “en particular nuestra solidaridad a todos los “clandestinos”.

 

Evo Mugabe y/o Linera Nikitin 

Por: Marcelo Varnoux Garay  

Hace poco un analista comparó a Evo Morales con el

dictadorzuelo africano Robert Mugabe, por su visión

política que no deja de ser primitiva, agresiva y

típicamente tribal es decir, aparentemente gobierna

para unos cuantos en detrimento del resto. Tal

comparación podría descalificarse como un “exceso”, si

no fuera porque los hechos hablan por sí mismos:

Morales aún concibe un mundo escindido entre el bien y

el mal, siendo este último el imperialismo

norteamericano, la oligarquía cruceña, los medios de

comunicación, los prefectos opositores, etc. Asimismo,

le asiste el convencimiento (dada su dilatada

experiencia como dirigente cocalero) que el mejor modo

de enfrentar al adversario es arrinconándolo para

destruirlo, de allí su escasa predisposición al

diálogo democrático. Finalmente, y de modo general,

considera que Bolivia es fundamentalmente indígena y

esencialmente aymara; el resto (la mayoría de la

población, por cierto) queda al margen de sus

intereses inmediatos. De este modo, no resulta

sorprendente que se le equipare con tristes personajes

de la política mundial, quienes comparten este

“tufillo” autoritario tan dañino para las sociedades. 

 

Por supuesto, y en el otro extremo, no faltan algunos

que afirman con enorme ingenuidad, o gran oportunismo,

que Evo expresa un “liderazgo” de dimensión

continental; que el Presidente de la República es uno

de los 100 personajes más influyentes del mundo, lista

que incluye a representantes de la farándula, el

deporte y otros más que no se distinguen,

precisamente, por su inteligencia, sino por su

extravagancia, el dinero que poseen o la imagen

publicitada por empresas y consultoras expertas en

transformar a verdaderos imbéciles en genios de talla

universal. 

 

Pero en todo caso, y retornando a nuestro pequeño

país, es claramente indiscutible que Evo no es un gran

líder y que le falta muchísimo talento político para

gobernar a unos cuantos millones de almas que andamos

divididas, confrontadas, extraviadas, precisamente,

gracias a las medidas y el discurso del señor

Presidente. 

 

Al lado, aparece el Vicepresidente que, con la

presentación que organizó para explicar el plan

económico del Gobierno, fácilmente puede ser

equiparado con un pseudo profesor ruso de apellido

Nikitin, quien escribió hace decenas de años cuando la

Unión Soviética era gobernada por dictaduras

implacables surgidas de su tristemente célebre

“nomenclatura” un libro denominado Economía política.

Éste se convirtió, gracias al apoyo oficial del

Gobierno soviético, en el texto oficial de la materia

en todo el mundo del socialismo real y en manual de

decenas de profesores de economía política en el

tercer mundo. 

 

Lamentablemente, su contenido servía poco más que para

papel higiénico por las groserías que planteaba en

materia de economía política. En Bolivia, no faltaron

desubicados docentes universitarios que intentaron

pasar esa “broma” como texto oficial. El intento no

duró mucho y el mencionado “Niki” se fue al basurero

con muchas otras publicaciones de la misma calaña,

inspiradas en el “omnipresente” materialismo histórico

de Marx. 

 

Sin embargo, y para gran sorpresa de muchos, el

vicepresidente Linera funda su visión económica de lo

que podría ser Bolivia (Dios nos libre) en las

tonterías planteadas precisamente en el referido

manual. ¡Qué mala suerte la nuestra!: ser gobernados

por émulos inconscientes de Mugabe y discípulos

impenitentes de Nikitin. 

 

 

(Los Tiempos, lunes 23 de junio de 2008)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s